Hábitos sencillos para comenzar ahorrar

De pequeños no nos enseñan lo importante que es contar con una buena educación financiera y cuándo queremos hacerlo no sabemos cómo aprender ahorrar.

Para comenzar es importante que te fijes metas realistas, mantengas un registro de gastos e ingresos y apliques una estrategia personal de ahorro. Si empleas estos consejos para ahorrar, poco a poco se estabilizan para empezar a tener buenas finanzas.

Aquí te dejamos algunos trucos para ahorrar dinero día a día en busca de una economía personal sana. Y seguro que se te ocurren, o conoces muchas otras formas de ahorrar, espero tus comentarios.

Consejos para iniciar tu plan de ahorro

Analiza tus ingresos

Tomate tu tiempo, agarra lápiz y papel, o herramientas informáticas, registra tus ingresos, gastos fijos y deudas y veras de una manera más clara cuánto requieres para cancelar las mismas y cuánto te quedará disponible de tus ingresos. Luego esos ingresos «sobrantes» los puedes utilizar para ahorrar debajo del colchón o invertir.

Elabora un presupuesto

Verifica tus ingresos y gastos, mantén un balance en tus finanzas y compra lo que realmente sea necesario. Sí, hay que pensar dos veces antes de comprar, puede que te prives de algunos caprichos, pero a la larga compensará.

Refleja los gastos más importantes si los que no puedes pasar, ya que te ocasionaría una multa, perjuicio, o gasto adicional si lo cancelas a destiempo. Como por ejemplo: luz, gas, teléfono.

Aunque sí que puedes estudiar dentro de cada una de las facturas si necesitas todos los conceptos reflejados. Por ejemplo en la factura eléctrica, ¿necesito toda la potencia contratada?, ¿necesito el servicio de asistencia técnica? ; en la factura del teléfono, ¿necesito xxGB de datos al mes? ¿necesito canales de televisión?; etc.

Elimina gastos no obligatorios

Evita las compras compulsivas y no caigas en tentaciones de comprar cosas innecesarias solamente porque están en oferta.

Si conduce para ir al trabajo o a una institución educativa, considere la posibilidad de compartir el viaje en coche, ir en bicicleta o usar el transporte público.

Considere cocinar más en su casa y que las salidas a restaurantes sean más ocasionales.

Intente reducir la cantidad de servicios personales que paga.

Si puede hacerse la manicura, cortarse el pelo, arreglar el jardín es posible que se sorprenda al ver cuánto ahorrará.

Realiza lista de compras antes de ir al supermercado

¡Cuando vayas al supermercado lleva tu lista de la compra! E intenta no salirte. Muchas veces vamos al súper con intención de comprar una o dos cosas y llenamos la cesta. Hay estudios que dicen que no debemos ir a comprar cuando tenemos el estómago vacío.

Compras frutas y verduras de la temporada son más económicas y así lograrás ahorrar dinero.

Vende lo que ya no utilices

Hay un eslogan que dice: ¡La Basura de uno es el tesoro de otro!

Si quieres tener un ingreso extra, analiza en tu casa los objetos o cosas que ya no utilizas y véndeselo a tus amigos, vecinos, o incluso desconocidos a través de Internet.

Con este dinero puedes cancelar tus deudas o gastos más importantes.

Utiliza una hucha

Recicla un recipiente o envase plástico y conviértelo en una hucha. También vale que te regalen la hucha, pero no la compres, porque si no ya estarás gastando dinero.

Si te sobra dinero en los bolsillos, mételo en la hucha. Puedes fijarte una cantidad diaria o semanal, o simplemente echar las monedas pequeñas que no hacen más que pesar en los bolsillos.

Poco a poco y sin mucho esfuerzo, conseguirás pequeñas fortunas, que puedes ingresar en el banco cuando llegues a una cantidad redonda, 20€, 50€, etc. Es cierto que muchos bancos te cobran una comisión por contar monedas pequeñas, así que también puedes cambiar las monedas tú mism@ cuando vayas a comprar el pan o a una tienda del barrio y gastes poco dinero. Puedes echar 1€ en la hucha y sacar la cantidad equivalente para pagar en la tienda.

Realiza un mapa mental

Coloca allí tus metas de ahorro y que deseas hacer con ese dinero, hazlo bien ilustrativo y coloca en un lugar visible ejemplo en la puerta de la nevera o en otro lugar de tu preferencia y veras como te ayudara a conseguir tus objetivos.

Conclusiones

Cambiar de la noche a la mañana la cultura de gastos no es fácil, pero tampoco es imposible debe tener claras tus metas y no salirte de tu presupuesto.

Y veras que todo ese sacrificio desarrollara sus frutos así que anímate y comienza ahorrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *